La lección electoral de Puñal

 

Una máxima dialéctica consagra que nada es tan malo que no tenga algo bueno; ni tan bueno que no tenga algo malo. Exacto lo que aconteció con las pasadas elecciones. El desenlace del certamen dejó en evidencia el desorden en que se desarrolló el proceso. Pero con todo y las barbaridades cometidas en las elecciones, el municipio de Puñal marcó la nota distintiva y con ello sentó un precedente electoral.

Puñal es una demarcación de reciente creación, localizado en el Este de la provincia de Santiago. Con una extensión territorial de 63.3 km2, Puñal fue declarado municipio el 14 de febrero del 2006, mediante la Ley 145-06. El Presidente de la República de turno, el Dr. Leonel Fernández, promulgó la Ley que lo elevó de categoría. Pero no conforme con ello, impuso mediante decreto sus primeras autoridades. Esa decisión autocrática del gobernante contrarió la voluntad de los nuevos munícipes, quienes exigían celebrar elecciones complementarias.

Pero en el certamen electoral de mayo recién pasado, se las cobraron todas a todos los políticos. Porque vencer los partidos del sistema, en una lucha electoral, no es paja de coco. Más trascendente aún resultó, derrotarlos teniendo como plataforma un movimiento de carácter municipal. El Movimiento Independiente Unidad y Progreso, quebró, en esa demarcación, el avance electoral del gobernante PLD y el recién formado PRM.

En béisbol se recalca que la bola es redonda y viene en caja cuadrada. Pues en Puñal sacaron la pelota de la caja y la echaron a rodar. La hazaña convirtió al dirigente comunitario Miguel Rolando Fernández en el tercer alcalde del municipio, y el segundo en ser electo por el voto popular. El MIUP también ganó el Distrito Municipal de Guayabal y sacó un regidor en el Distrito Municipal de Canabacoa. Lan Fernández, como también se le conoce, es el presidente del MIUP desde su fundación.

El MIUP surge a raíz del proceso que elevó a la comunidad de Puñal de Sección Rural a Municipio. Los fundadores son, en su mayoría, los integrantes de la organización que dirigió las iniciativas de creación de la nueva demarcación territorial. Ninguno de los componentes del Movimiento eran dirigentes políticos. Todos, sin excepción, son líderes comunitarios y deportivos.

“Mi línea siempre ha sido el servicio comunitario. Nunca he sido político. Con esa orientación pretendo dirigir al Ayuntamiento de Puñal”, dijo Lan Fernández en tono suave y pausado, cuando se le interrogó para este artículo.

Los votos emitidos en favor del  MIUP sumaron 7,157 sufragios. El PLD y aliados consiguieron 6,726 votos, mientras que el PRM y aliados totalizaron 6,440 votos.

 “Ganar la alcaldía fue un trabajo de todos. Fue un esfuerzo comunitario y deportivo. Esto no es fruto de la casualidad, sino que es el producto de una labor constante y tesonera del Movimiento en su conjunto”, explicó el alcalde electo.

Lan sostiene que, si se pone empeño en lo que se quiere, las metas pueden lograrse. “En las primeras elecciones municipales que participó el MIUP fue en el 2010, y logramos un regidor.  Las votaciones terminaron y nosotros reiniciamos el trabajo al día siguiente de su conclusión. Seguimos trabajando igual como si estuviéramos en elecciones. Por eso ganamos ahora”, puntualizó Lan.

La lección aprendida en Puñal está en que, cuando se quiere, se puede. La otra enseñanza, vista en perspectiva, es que esa voluntad de poder puede ser explotada para encaminar el desarrollo del municipio.

El hito impuesto por el MIUP en Puñal, en definitiva, deberá ser objeto de estudio por los presentes y futuros movimientos locales que actúan en todo el país. Atención especial deberán poner los partidos políticos con sus liderazgos envejecidos, quienes quedaron perplejos ante esta clara señal de renovación.