Monitoreo Ciudadano 2015 estima tendencia estancamiento ciudad Santiago

Monitoreo Ciudadano

De 2013 a 2015 están en rojo, los indicadores de residuos sólidos, transporte, tránsito, uso de suelo y ordenamiento territorial, inequidad urbana, vulnerabilidad ante desastres, seguridad ciudadana y energía.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Ayuntamiento y Consejo para el Desarrollo Estratégico de Santiago (CDES), auspiciaron un sistema de Monitoreo Ciudadano, liderado por la Fundación Solidaridad, en el contexto de la Iniciativa de Ciudades Emergentes y Sostenibles (ICES). El licenciado Juan Castillo, director ejecutivo y las arquitectas Rosa Arlene María y Katia Lambis, consultoras de la Fundación Solidaridad, demostraron con datos que se mantienen los principales desafíos de crecimiento sostenible, siendo necesario impulsar verdaderas transformaciones que reviertan la situación actual.Carlos Fondeur y Reynaldo Peguero, presidente y director del CDES, Hector Ramírez, Secretario General del Ayuntamiento y Patricio Zambrano, especialista en desarrollo urbano del BID en Washington, encabezaron la actividad. Los mismos subrayaron la importancia que Santiago sea la primera ciudad de República Dominicana que cuenta con una sistema de monitoreo ciudadano “que debiera ejecutarse regularmente cada 24 meses”, acentuó Fondeur, presidente del consejo que auspicia el Plan Estratégico de Santiago al año 2020, gestor de este proyecto ante el BID.

Al igual que en 2013, para el año 2015, se analizaron 117 indicadores. Se obtuvieron 28 indicadores en verde, 38 indicadores en amarillo, y 35 indicadores en rojo. Para unos 12 indicadores no se encontró información. En comparación con 2013, en el 2015 se presentaron mejorías en 11 indicadores: siete (7) pasaron de rojo a amarillo, y 4 que pasaron de amarillo a verde. Por otro lado, 5 indicadores presentaron retroceso, 2 de ellos pasaron de verde a amarillo y 3 de amarillo a rojo.

La actualizacion del sistema de Monitoreo Ciudadano, liderado por la Fundación Solidaridad con el apoyo del BID y CDES, demuestra que en Sostenibilidad Ambiental y Cambio Climático, en comparación con 2013, en 2015 no se registran avances significativos, por lo que todavía existe amplio margen de mejora, sustancialmente en saneamiento, gestión de residuos, energía y vulnerabilidad ante desastres.

En saneamiento del agua residual y drenaje pluvial se presentaron ligeros avances, pues pasaron de rojo a amarillo. La existencia ahora de una medición de Gases Efecto Invernadero (GEI) y una Hoja de Ruta de Mitigación, es oportunidad para avanzar. La incorporación del componente de adaptación al cambio climático en la revisión y actualización del Plan de Ordenamiento Territorial del Ayuntamiento de Santiago, también es otra oportunidad para que la gestión municipal tome acción en sectores vulnerables a los efectos de fenómenos atmosféricos.

La Sostenibilidad Urbana muestra retos importantes sobre ordenamiento del territorio y uso de suelo, desigualdad urbana y movilidad. Retrocesos significativos en esta dimensión se dieron en el tema de seguridad ciudadana, que pasó de amarillo a rojo, y en el tema de salud, que pasó de verde a amarillo. También se evidenció gran debilidad en la disponibilidad de informaciones y la producción de estadística que son claves para la definición de políticas, principalmente en aspectos de desarrollo urbano, movilidad, seguridad ciudadana y educación.

En la Sostenibilidad Fiscal se verificaron cambios. La deuda como tema crítico pasó de amarillo a rojo, por dispararse el crecimiento promedio de la deuda. Si bien el Ayuntamiento ha realizado avances en gestión administrativa y financiera, y cuenta con presencia permanente de organismos de control, se evidencia todavía un amplio margen de mejora en la sostenibilidad fiscal de la ciudad.

La actividad contó con la participación de diversos sectores involucrados en el desarrollo equitativo de Santiago y su entorno metropolitano.