Santiago, Corazón de la Navidad

Soraya Checo, Mónika Despradel, Llini Jorge y Lina García encantaron con revelador sortilegio, consiguiendo de paso un lema con mucha identidad, fuerza y esencia “Santiago, Corazón de la Navidad” exitoso proyecto que nos llena de orgullo. Mujeres de mucha visión y estirpe, se dedicaron a constituir aliados estratégicos, haciendo copartícipes de la innovadora iniciativa a la mayoría de asociaciones empresariales, ONG y empresas emblemáticas de la ciudad. Asimismo se ocuparon de darle coherencia a este proyecto con el Plan Estratégico y finalmente escogieron una excelente causa, la solidaridad con la Ciudad Santa María.

Los resultados más importantes de Santiago, Corazón de la Navidad se encadenan para aportar sostenibilidad a la Ciudad Santa María que es un proyecto educativo y comunitario, de cogestión entre La Iglesia, Ministerio de Educación, Seguridad Social, Ayuntamiento, la Fundación Synergies Cares y la comunidad de la Otra Banda, ubicada en la Unidad de Planificación Zonal Suroeste, desde el río Yaque hasta la avenida Yapur Dumit, que tiene el objetivo de ofertar oportunidades a los más excluidos vía instrumentos socio-educativos eficaces para los residentes de la Otra Banda, Villa Liberación, Bella Vista y La Herradura.

Santiago, Corazón de la Navidad es una espléndida actividad que invita a movilizarnos, admirar y compartir el milagro del nacimiento de Jesús en los Jardines del Gran Teatro y el entorno de El Monumento. Nos convoca a celebrar la llegada del Hijo de Dios, siendo solidarios con la niñez y la juventud. Ciudad Santa María (CISAMA) oferta excelentes servicios educativos bilingües y de cuidado infantil en una estancia con capacidad de 250 infantes desde los 45 días de nacidos, una escuela primaria con 680 estudiantes y un liceo intermedio de 230 jóvenes, buscando una educación y una gestión cultural innovadoras que faciliten la mejora del barrio.

El Corazón de la Navidad evidencia que la cultura es un medio y un recurso decisivo para impulsar el desarrollo. Nos subraya la urgencia de reconquistar los espacios públicos de la ciudad de Santiago que es una estrategia de la Agenda de Cultura para el Desarrollo. El Corazón de la Navidad invita a la familia y los amigos; aporta seguridad y redecora el conjunto de jardines y espacios públicos del Gran Teatro del Cibao y del Monumento que se diseñaron con equipamientos minimalistas que preservan el medio ambiente y generan atractividad navideña.

Se distingue “La Casita Linda de Santa” auspiciada por el Grupo Empresarial Linda, como lugar para inspirar deseos y hacer promesas al Niño Jesús y Santa Claus. Los espacios son excelentes para la buena fotografía y los selfies-autofotos grupales. Se tienen cuatro zonas de espectáculos para disfrutar folklor, música urbana, juegos de luces y fiestas navideñas. Desde el 18 de diciembre hasta el próximo 8 de enero, hay desfiles de carrozas con mágicos sonidos, donde más de 50 artistas anteceden las caravanas de luces decoradas con una museografía propia del campo cibaeño. En esta ocasión, el Corazón de la Navidad está abierto gratuitamente al público desde las seis de la tarde hasta las once de la noche. Se requerirá en su momento que todas y todos aportemos solidariamente para hacer sostenible esta noble iniciativa.

Santiago es Corazón de la Navidad porque es cantera de artes escénicas y visuales; esencia de merengues, bachatas, sones y vibrantes ritmos urbanos. Por eso además de esta solidaria iniciativa, la ciudad alberga otras actividades creativas como “Mi Barrio está en Navidad” del Centro León donde participan cientos de líderes barriales decorando calles y espacios públicos. Igualmente se orienta la reciente actividad “Cultivando Agua Buena en Navidad”, proyecto que la Asociación para el Desarrollo (APEDI), el Ministerio de Energía y Minas y la Agencia Brasileña de Cooperación, impulsan en los nacimientos de los ríos Gurabo y Yásica en la Cordillera Septentrional. Los invitamos, lleguen al Corazón de la Navidad en apoyo solidario al gran proyecto de inclusión social y desarrollo humano, Ciudad Santa María. Ahí nos vemos.